No sólo de SIDA muere el hombre

1 12 2009

La salud es un estado de completo bienestar físico, psíquico y social, y no la mera ausencia de enfermedad.

Carta Universal de los Derechos Humanos, OMS, París (1948)

Hoy se celebra el Día Mundial de la lucha contra el SIDA, y como doy por hecho que hoy este tema sí que va a aparecer (de sobra) en los medios de comunicación más accesibles he decidido dedicar unas líneas a otras enfermedades olvidadas basándome en un artículo de Médicos Sin Fronteras, a quien os remito si deseáis ampliar información sobre lo que aquí se expone. Sin duda se merecerían un artículo a parte cada una de ellas.

Kala Azar

Kala azar en hindi significa “fiebre negra” (leishmaniasis visceral). Es una enfermedad que si carece de tratamiento es letal, y buena cuenta de ello dan las 60.000 victimas que causa al año, mientras que afecta a 2 millones de personas en el mundo (principalmente en el norte de la India, pero también en España entre pacientes de SIDA). El kala azar se transmite mediante picadura de mosquito portador del parásito Lehismania donovani, y su diagnóstico es complicado ya que se confunde con otras enfermedades tropicales (se estima que el 70% de los casos no se detecta). El tratamiento habitual es complicado de administrar y muy tóxico, y aunque existen otras alternativas más efectivas son muy caras.

VIH

Aunque el SIDA no se considera una enfermedad olvidada sí lo son las victimas infantiles. La mitad de los niños que nacen con VIH mueren antes de los 2 años por no recibir tratamiento. Sólo el 38% de los niños que lo necesitan tratamiento lo reciben teniendo en cuenta que a penas hay formulaciones pediátricas de los medicamentos existentes. Hay más de 2 millones de niños con VIH en el mundo, de los cuales el 90% se encuentra en el África subsahariana. Una de las principales causas de infección es la transmisión madre-hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Chagas

Hace 100 años el doctor brasileño Carlos Chagas descubrió y bautizó esta enfermedad parasitaria que transmite un insecto llamado vinchuca, habitante común en las zonas más pobres de Latinoamérica. El chagas es endémico y mortal y causa 14.000 muertes anuales, afectando a entre 10 y 15 millones de personas, las cuales la mayoría ni siquiera saben que están infectadas. Solo existen 2 tipos de medicamentos contra esta enfermedad, desarrollados hace años y muy agresivos, tanto que incluso los efectos secundarios pueden impedir el tratamiento.

Malaria

La malaria (o paludismo) es la mayor causa de muerte infantil en el mundo: afecta a la mitad de la población mundial, con 247 millones de casos y casi 900.000 muertes al año. De todas ellas, el 91% se sitúan en África y el 85% corresponde a menores de 5 años. El mosquito anófeles porta el parásito que causa esta enfermedad. Durante años se han usado tratamientos basados en cloriquina pero el parásito ha creado resistencias.

La enfermedad del Sueño

También denominada trianosomiasis humana africana, la enfermedad del sueño está presente en más de 36 países del África subsahariana. Es transmitida por la mosca tse-tse causando unas 50.000 muertes anuales. En su primera fase la enfermedad es difícil de diagnosticar. En la segunda, el parásito ataca el sistema nervioso central produciendo entre otros síntomas alteraciones del sueño (de ahí su nombre). Los tratamientos existentes son muy tóxicos y de difícil acceso. Los más efectivos (como la eflornitina) han sido donados por la OMS para su distribución, pero no es una solución sostenible en el tiempo. Sin tratamiento la enfermedad es mortal.

Tuberculosis

La Tuberculosis (TB) es la causa de más de 1,7 millones de muertes al año en el mundo. Es la primera causa de muerte en infectados de SIDA. Después de estar prácticamente erradicada en los años ochenta hoy ha repuntado hasta niveles impensables: se estima que crece a un ritmo de 9 millones de casos anuales y que 2.000 millones de personas están infectadas (un tercio de la población mundial). El método que se emplea para su diagnóstico tiene más de 125 años de antigüedad (frotis de esputo al microscopio). Los tratamientos existentes fueron desarrollados hace más de 40 años. La forma de la enfermedad multirresistente a los medicamentos hace aún más difícil la lucha. Este tipo de TB va en aumento, con casi 490.000 nuevos casos y 120.000 victimas anuales.

Según Médicusmundi, más de 2.000 millones de personas no tienen acceso a medicamentos esenciales. Además el 14% de la población mundial consume el 80% de los medicamentos, mientras que el 86% restante sobrevive con el otro 20%. Sólo el 10% de la investigación farmacéutica se destina a enfermedades tropicales que afectan al 90% de la población mundial.