Bhopal, 25 años después

7 06 2010

Hoy, la “justicia” india ha declarado culpables de negligencia criminal a 8 directivos de la Unión Carbide India, responsables de la catástrofe química acontecida en Bhopal (India).

El 3 de diciembre de 1984, la región de Bhopal sufrió una fuga de 42 toneladas de isocianato de metilo procedente de una fábrica de pesticidas perteneciente a la estadounidense Union Carbide. El accidente se dio al no tomar las medidas de seguridad correspondientes en las tareas de limpieza y mantenimiento de las instalaciones. Además, diversos sistemas de seguridad (como el sistema de refrigeración de los tanques y el catalizador de gases previo a la salida a la atmosfera) habían sido desactivados para ahorrar costos.

Al contactar con la atmósfera, el compuesto se descompuso en varios gases de alta toxicidad (fosgeno, monometilamina y ácido cianhídrico), convirtiéndose en letales al ser más densos que el “aire” y situarse a ras de suelo.

Consecuencia: entre 6.000 y 8.000 personas murieron como consecuencia directa del escape en la primera semana, y se estima que desde aquel día unas 20.000 más han fallecido a causa del mismo evento. El desastre ha afectado a más de 600.000 personas, de las cuales 150.000 han sufrido graves secuelas.

Además se perdieron miles de cabezas de ganado, otros animales y el entorno quedó seriamente contaminado por sustancias tóxicas y metales pesados, los cuales tardarán años en desaparecer. La planta química fue abandonad, de forma que siguió realizando vertidos y emisiones contaminantes de diferentes tipos.

Hoy, 7 de junio de 2010, el tribunal indio encargado de judgar el desastre ha condenado a 8 directivos de la empresa (atención a la condena…) a 2 años de prisión y una multa de 500.000 rupias (8.900 euros). Ese es el precio de más de 25.000 vidas humanas.





Nuestros hijos nos acusarán

19 03 2010
El cemento de las llanuras sube a las montañas,
Veneno en las veredas y en las fuentes,
Ciclones y tormentas,
Nuestra historia está empezando a hundirse,
Pero nuestro ideal perdura: fingid que todo está perfecto.
Comprad el aire en latas para vuestra subsistencia,
Unos pocos petrodólares contra la existencia,
Desde el ecuador hasta los polos llevamos este yugo.
Los usurpadores van y vienen, ya no tiene gracia.
Debemos cambiar las cosas,
A los árboles, ciudadanos.
Es hora de proponer
Un mundo mejor para mañana.
nosenfantsnousaccuseront-lefilm.com/bande-annonce.html




Haití, la gestión de la impaciencia

21 01 2010

Carta de OLGA FERNÁNDEZ BERRIOS, responsable de comunicación de la Plataforma de Voluntariado de España al diario 20 Minutos del 20.01.2010.

Con lo del terremoto en Haití, desde la Plataforma del Voluntariado de España hemos intentado reaccionar ofreciendo números de cuentas para donar, información sobre posibles fraudes en las donaciones, reflexiones sobre la ayuda humanitaria, datos sobre el empobrecimiento y la injusta situación del país antes del terremoto. Durante estos días, nos escriben y llaman muchas personas ofreciéndose a marcharse inmediatamente a Haití. A apoyar en lo que sea. Nos cuentan historias personales que son de por sí impresionantes: gente parada que se siente inútil, personas que tienen grandes cargas familiares y aún así quiere colaborar, familias sin recursos que ofrecen su tiempo.

Les explicamos que no es buena idea enviar a miles de personas sin una preparación y coordinación previas. Es la primera vez que vivo la impotencia de tanta gente que recibe las noticias de un desastre natural y quiere hacer algo. Pero no sabe qué. Desde mi perspectiva, los medios de comunicación están provocando esta impaciencia. No explican claramente qué se puede hacer además de donar. Se centran en la basura de siempre: el morbo. Pero, ¿qué se puede hacer? Participar en la sociedad, acercarse a la injusticia con el voluntariado o de otras formas, sensibilizar, denunciar. Y no sólo en momentos de urgencia. Hoy, mañana, pasado.

Fuente: http://www.20minutos.es/carta/610450/0/




La pobreza atrae los desastres

14 01 2010

Siempre se dice que los desastres se ceban con los más pobres. Cierto, pero no es cuestión de los dioses ni caprichos de la Madre Gea. Un terremoto de la misma magnitud en EE.UU. o algún lugar en un país del “primer” mundo posiblemente no tendría tales consecuencias.

Tomemos como ejemplo el terremoto del pasado 6 de abril en la región italiana de L’Aquila. Magnitud 6,2 con epicentro en la región de Los Abruzos. 299 personas perdieron la vida. Sin embargo, en mayo de 2006 la isla de Java en Indonesia sufrió un seísmo de la misma magnitud que dejó tras de sí 6.234 muertos, 20.000 heridos y 340.000 desplazados (aunque no hay cifras oficiales, en Haití se espera que la cifra de fallecidos sea de 6 dígitos). De hecho, el mismo “fenómeno” natural en algunos lugares podrá ser una catástrofe y en otros se quedará en un simple fenómeno. Un ciclón en mitad del pacífico lejos de cualquier costa no es una catástrofe, pero no hace falta decir que sí lo es cuando azota Centroamérica.

A donde quiero llegar es que no es simple azar ni capricho de la naturaleza que los más desfavorecidos sean los que más sufran estos capítulos. Aquí entra en juego una variable que los especialistas llaman vulnerabilidad.

La teoría es simple. Riesgo = Amenaza * Vulnerabilidad, es decir, corren más riesgos los que más amenazas tienen y los que son más vulnerables. La práctica es lo que hoy vemos en las noticias.

Haití es el país más pobre de todo América, ocupa el puesto 149 según su Índice de Desarrollo Humano, más de la mitad de sus 9 millones de habitantes sobrevive con 1 dólar al día, necesita importar la mayor parte de los alimentos que consume, es un país empapado por la corrupción y sufre continuas embestidas de huracanes y tormentas tropicales.

Ahora es el momento de la ayuda humanitaria. Muchos países acudirán en ayuda, no hay duda y es algo absolutamente necesario. Pero también se sacarán la foto y se colgarán el pin. Y todo lo que cueste la operación a final de año se computa como Ayuda Oficial al Desarrollo, y todos contentos. Me gustaría saber cuantos de los países que enviarán ayuda humanitaria estos días han realizado algún tipo de trabajo permanente en la zona al margen de cualquier catástrofe, cuantos han tratado de reducir esa vulnerabilidad de la que hablábamos. Entiéndanme, estamos de acuerdo que es momento de arrimar el hombro absolutamente, pero como siempre no todo es tan plano como nos muestran las pantallas.

Una vez que Haití vuelva al olvido mediático, esa misma gente que ahora envía la ayuda debería preguntarse por qué siempre son ellos, los más pobres y más desfavorecidos los que sufren las peores consecuencias, si es cuestión de la Madre Gea o los dioses.

No podemos controlar los terremotos, escapa a nuestras manos y responsabilidades, pero no así el dumping que obliga a los campesinos a abandonar sus campos de arroz en Artibonite y emigrar a la capital, las condiciones en las que se hacinan cientos de miles de personas en distritos como Cité Soleil o Martissant, la falta de empleo para la mayor parte de los jóvenes en Puerto Príncipe, los servicios sanitarios que no cubren las necesidades más básicas de la población o la insoportable inflación en 2008 del precio de los alimentos (Miguel Ángel Herrero, director regional de Intermón-Oxfam para Centroamérica y Caribe).





Bajo los escombros

13 01 2010

Tras el parón navideño (y largo) del blog, retomo la actividad replicando la desgraciada noticia que escuchábamos al despertar. Anoche, sobre las 22.30 hora española, un terremoto de grado 7 según Richter sacudió Haití de forma brutal. Aun no hay cifras oficiales de muertos pero se puede esperar lo peor en este país, el mas pobre de todo el continente americano.

La ayuda humanitaria no ha tardado en ponerse en marcha. Desde EE.UU. a Venezuela, pasando por Colombia, Nicaragua, Panamá, etc. han anunciado el envío de especialistas en estas situaciones y el envío de material de primera necesidad: alimento, medicinas y refugio. Incluso algunos bomberos españoles aportarán ayuda in situ: 4 efectivos del Cuerpo de Bomberos de Huelva se encuentran allí junto con 3 perros de la unidad canina entrenados especialmente en la detección de personas sepultadas.

Mientras seguimos a la espera de nuevas noticias, os dejo un enlace a un vídeo de El Pais.com, aunque pensar si os apetece verlo antes…

http://www.elpais.com/videos/internacional/catastrofico/terremoto/siembra/destruccion/Haiti/elpepuint/20100113elpepuint_3/Ves/