Aminetu Haidar

7 12 2009

A estas alturas seguro que todos conocéis a Aminetu Haidar. Personalmente, estaba esperando a que su situación de secuestro internacional en el Aeropuerto de Lanzarote terminara para hablar de ella, pero las últimas noticias sobre esta implacable mujer que ha puesto en jaque al gobierno español y que continua en huelga de hambre han hecho que no pueda aguantar más.

Hoy, a 3 días de celebrar el día de los Derechos Humanos (que ironías tiene la vida), Aminetu cumple 22 días de huelga de hambre en defensa de los Derechos de todo un pueblo, el saharaui.

Marruecos más que mostrar poco interés en colaborar hace que suba el pan con cada declaración sobre el tema. Mantiene su dinámica de los últimos años de pasarse por el forro cualquier tipo de resolución internacional por parte de las Naciones Unidas, lo que hace que las esperanzas depositadas en este tipo de organismos de desvanezcan simplemente teniendo en cuenta a quién tenemos delante. España, por su parte, no hace más que proponer soluciones de cara a la galería procurando que nuestro amigo alauí no se enfade, pero no van a ningún sitio. ¿Pasaporte Español? La madre de Aminetu es española, el pasaporte español lo tendría si así lo quisiera. Lo que quiere es volver a su hogar con su familia.

Las noticias que aparecen hoy en diversos medios escritos no hacen más que profundizar mi sentimiento de desesperación en este asunto. Según El País, el líder del “partido de Mohamed VI”, Fouad Alí el Himma, ha dicho: «Queremos enviar un mensaje contundente a España […]: España debe elegir entre convivir con un Marruecos que demuestra su capacidad de controlar todo lo que sucede en su territorio y luchar contra las plagas que le han afectado o convivir con una región con peligros que pueden tener consecuencias sobre su porvenir y el de Europa». ¿Plagas? Sin comentarios.

Por otro lado, en Público leo que el secretario general del Frente POLISARIO (Taleb Omar) ha dejado claro que si Haidar muere, al Frente y a los saharauis se les acabarán “los argumentos de mantener en una vía pacífica”. En primer lugar, entrar en la suposición de que Aminetu muera es escalofriante, pero según indican podría no estar tan lejos teniendo en cuenta su estado de salud y lo que ya arrastraba de otras situaciones anteriores. Hoy mismo, además, Aminetu ha renunciado a toda atención médica, incluida la de su doctor. En segundo lugar, tristemente esta declaración de Taleb Omar me ha recordado un sentimiento pasado que viví en una visita a los campamentos. Y es que 34 años dan tiempo para mucho, y más en plena hamada argelina. Hoy en día existe toda una generación de saharauis nacida en los campamentos, que nunca a conocido su legítima tierra. Una juventud que no ha vivido nunca una guerra (al contrario que sus predecores)… y quizá por eso y por cansarse de esperar a que el interesado panorama internacional reaccione, están dispuestos a cambiar el curso de la historia mediante “posiciones más radicales”.

El gobierno recuerda que es muy solidario con los refugiados saharauis. Ayuda humanitaria no es lo que quieren, sino soluciones políticas.

Solo espero que sucedan tres cosas; que el gobierno no permita que la situación se vaya más aun de las manos (atendiendo a las declaraciones arriba citadas), que Aminetu pueda volver sana y salva con su familia pronto, y que los saharauis recuerden que las acciones de nuestro gobierno no se corresponden con el sentimiento de solidaridad de gran parte de la sociedad española.